25 Mar

Mar de Fulles se prepara

En Mar de Fulles hemos acogido este momento de cierre temporal como una pausa en el camino. Un respirar para todo el mundo y para la fauna y la flora de este lugar, que siguen llenas de vida. No ha sido fácil decir adiós a las personas del equipo sin saber cuándo volverán, pero hemos de tomar aliento para seguir ofreciendo a la familia Mar de Fulles, a nuestra clientela, lo mejor que tenemos: este entorno que hemos elegido para compartir con quien se considere amante de la naturaleza.

Los primeros días tuvimos que reflexionar y entender lo que estaba pasando, todavía es difícil de creer que estemos viviendo esta experiencia. Y, aunque estemos más apartados de otras personas y de la ciudad, estamos profundamente en conexión con lo que estos acontecimientos están afectando a otras familias, empresas y proyectos. También os podemos asegurar que aquí el tiempo se detiene y somos privilegiados de vivir en total calma la lentitud y la gracia de los procesos de la vida paso a paso. Estamos disfrutando de nuestra compañía y la de nuestro hijo Pau más que nunca, y también estamos aprovechando para hacer todas las mejoras para las que nunca hay tiempo. Os las contamos.

Mejoras

En la primera semana hemos dedicado mucho tiempo a mejorar el acceso a la yurta. Una cabaña que se encuentra a la entrada del bosque y que utilizan empresas y grupos  para realizar actividades de todo tipo: yoga, meditaciones, sesiones de crecimiento personal, todo cabe en este espacio luminoso y acogedor.

Ahora estamos trabajando la zona de la piscina para que quede aún más limpia y agradable. Queremos que nuestra piscina desbordante sea vuestra lo antes posible y que podáis disfrutar de las vistas únicas que nos ofrece.

Novedades en la cocina

También estamos disfrutando del juego a diario en la cocina con la ayuda de Pau. Estamos creando nuevas recetas para que el restaurante sea vuestra parada obligatoria cada fin de semana y podáis disfrutar de eventos familiares o de empresa en nuestros salones y terrazas. Hemos cambiado la receta de nuestra coca de llanda del desayuno para que sea aún más rica con menos azúcar y hemos explorado nuevas maneras de cocinar el hojaldre de la tarta de manzana. Además, estamos probando los arroces con la variedad senia y nos está encantando el resultado. ¿Cómo suena un meloso de alas de pato?

 

Espacios amplios

Tenemos la suerte de disponer de enormes espacios para alojar a nuestros clientes y al tener pocas habitaciones no existe la sensación de estar con mucha gente en ningún momento. En estos días, estamos probando a dejar espacios de dos metros de distancia en las mesas de la terraza y del comedor para que cuando volvamos a reunirnos a disfrutar alrededor de una mesa, podamos hacerlo con la máxima comodidad y seguridad posible.

 

Huerta ecológica

Nuestra huerta ecológica nos da una satisfacción enorme. Cada día Pau nos ayuda a cuidarla para que a ninguna planta le falte de nada y poder recoger las verduras y frutas que plantamos con tanto cariño. El resultado es increíble, disfrutamos de unos productos de extraordinaria calidad, variedades locales cultivadas por nuestra familia sin químicos ni productos dañinos para nuestros organismos. Y estamos agradecidos de corazón a la tierra por todo lo que nos da.

 

Y este agradecimiento lo extendemos a este lugar al que amamos y a esta experiencia que nos hace apreciarlo más todavía. Cuando esto haya pasado y solo sea un sueño intenso, y a veces muy extraño, sabemos que de nuevo se llenará de personas con las que disfrutamos de este regalo. Seguiremos con la mirada sus sonrisas, las acompañaremos en sus días más especiales y haremos lo posible para que cada minuto que pasen en Mar de Fulles sea inolvidable.